Psicología perinatal

Psicología perinatal

Todo lo que sucede durante el embarazo, parto y posparto deja huella en la vida del bebé, a nivel psíquico y emocional, así como a nivel físico, biológico, social, conductual, etc. El tipo de adulto en el que se convierta el bebé se determina en gran manera el tipo de embarazo y por los primeros dos años de vida de ese bebé.

 

Por otro lado, el sufrimiento emocional maternal pre- y posnatal se detecta con poca frecuencia y, generalmente, tarde, cuando está muy avanzado. Éste tiene efectos muy importantes a corto, medio y largo plazo, en la mujer, en el bebé y en la pareja; también en la familia y en sus círculos cercanos.

 

Diversos estudios constatan una fuerte asociación entre el nacimiento de un bebé y la morbilidad de trastornos de salud mental (TSM). Las estimaciones de prevalencia varían ampliamente en diferentes estudios de población, aun así, en general se estima que un 20% de las mujeres, desde el embarazo hasta 12 meses tras el parto, presentarán algún trastorno de salud mental (Davis, 2015): Baby Blues, ansiedad, depresión posparto, trastorno por estrés post-traumático, trastorno obsesivo-compulsivo hasta psicosis posparto.

 

Por todo ello, el cuidado mental y emocional de la madre, e incluso de su pareja, durante el embarazo y los primeros meses tras el parto es esencial para promocionar el vínculo sano de apego entre madre e hijo, el cuidado presente y amoroso del bebé y, en definitiva, una salud mental adecuada de ambos.

 

La psicología perinatal ayuda en las siguientes etapas:

 

  • Pre-concepción: la pareja plantea dudas sobre tener o no tener hijos, los objetivos de cada miembro de la pareja son diferentes, la frustración si el embarazo tarda en llegar, el miedo al embarazo o a la propia maternidad o paternidad, una pareja que no puede tener hijos y los desea, etc.

 

  • Embarazo: ansiedad durante el embarazo, planteamientos y dudas sobre la maternidad o paternidad, re-evaluación de su historia familiar o como mujer, re-apertura de traumas anteriores (abortos, abusos, etc.), miedo al parto, mitos y creencias erróneas, etc.

 

  • Parto y posparto: vivencia de la maternidad, prevención, intervención y seguimiento de trastornos de salud mental, encajar a la nueva mujer/madre, relación de pareja, relaciones sociales, apoyo, recursos, etc. En caso de partos traumáticos o ingresos en neonatos: acompañamiento emocional, facilitación del vínculo con el bebé, superación del trauma del parto, etc.

 

  • Pérdidas perinatales: ante la muerte del bebé tanto durante el embarazo como en los días posteriores al parto, la psicología perinatal se centra en desculpabilizar a los padres, ayudar en la aceptación de la pérdida y la continuidad de la vida integrando esta experiencia.